CONFINTEA V Midterm Review Meeting in Bangkok

Synthesis ReportLa renovación del compromiso con la educación y el aprendizaje de adultos

Informe en síntesis

...

Llamada a la Acción y a la Responsabilización

Nosotros, los participantes del Balance Intermedio de la Quinta Conferencia Internacional de Educación de las Personas Adultas (CONFINTEA V) hemos llegado a la conclusión que, pese a los compromisos adoptados en 1997 con la Declaración de Hamburgo y La Agenda para el Futuro, la educación y el aprendizaje de adultos no han recibido la atención merecida en las principales reformas educativas ni en las recientes medidas adoptadas a escala internacional para eliminar la pobreza, lograr la igualdad entre los géneros, suministrar educación para todos y fomentar el desarrollo sostenible. Nuestro Balance Intermedio de la situación mundial de la educación y el aprendizaje de adultos realizado a niveles temáticos, globales, regionales y locales por gobiernos, organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, movimientos sociales y otras contrapartes, ha revelado, efectivamente, una regresión preocupante en este campo.

Hemos constatado un descenso en el financiamiento público de la educación y el aprendizaje de adultos, aún cuando el objetivo mínimo de alfabetización de adultos fijado en el Marco de Acción de Dakar, que requiere solamente 2,8 mil millones de dólares de EE.UU. por año, es realizable. Además, el apoyo de varias instituciones internacionales y gobiernos nacionales también se ha concentrado en la educación formal básica para niños, en detrimento y descuido de la educación y el aprendizaje de adultos. La capacidad inherente a la educación y el aprendizaje de adultos para construir un mundo donde las personas convivan en paz y democracia y su potencial para contribuir a edificar sociedades de aprendizaje, apoyando con ello la lucha contra la pobreza y superar los conflictos, la violencia, el VIH/SIDA, la destrucción del medio ambiente, las tensiones demográficas y miles de otros males, no ha sido movilizada de forma adecuada. Nos preocupa, particularmente, que este potencial no haya sido aprovechado para que las personas puedan vivir adecuadamente en un mundo azotado por el VIH/ SIDA, puesto que millones de jóvenes y adultos vulnerables están expuestos a las consecuencias de esta pandemia.

Nos alarma el hecho de que la perspectiva optimista documentada en la CONFINTEA V haya dado paso a una situación dominada por el miedo y la inseguridad a causa de las tensiones mundiales, los conflictos, la guerras y el debilitamiento de las Naciones Unidas.

No obstante, existe aún la oportunidad de emprender una acción creativa. Pese a la realidad desalentadora con la que nos tenemos que confrontar hoy en día, estamos presenciando el nacimiento de una nueva toma de conciencia mundial que, por sí misma, insistiendo en la igualdad y diversidad y reclamando el respeto universal de la ética, los derechos y las leyes, engendra la esperanza de que aún es posible crear otro mundo y otra forma de educación y aprendizaje.

Nuestro Balance Intermedio también ha puesto de relieve numerosos cambios de políticas y legislativos, una ola creciente de participación en la educación y el aprendizaje de adultos, avances significativos en la adquisición de poder de las mujeres y la manifestación de nuevas demandas de aprendizaje por parte de grupos con necesidades especiales acompañadas de respuestas innovadoras y educativas que atienden a estos grupos. La alegría de aprender se celebra en Festivales del Aprendizaje y Semanas del Estudiante Adulto en más de 50 países del mundo.

En vista de estos desarrollos, nosotros, los participantes en el Balance Intermedio de CONFINTEA V, reafirmamos nuestro compromiso con la Declaración de Hamburgo y La Agenda para el Futuro. Queremos hacerle recordar al mundo que la educación y el aprendizaje de adultos es un derecho humano básico y por eso necesitamos una responsabilidad colectiva compartida por todos los estudiantes, educadores adultos, gobiernos, organizaciones no gubernamentales y organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, los entes internacionales y la familia completa de las Naciones Unidas. Todos estos actores o socios deben trabajar con las agencias de la UNESCO y de la ONU para impulsar, supervisar colectivamente y asumir responsabilidad por el apoyo y la implementación del aprendizaje durante toda la vida declarado en la CONFINTEA V.

Creemos que la voluntad política de lograr los objetivos de la Declaración de Hamburgo y La Agenda para el Futuro tiene que ser respaldada ahora con la adjudicación de recursos, equipada con una línea de acción concreta y con nuevas cooperaciones.

Hoy, más que nunca, la educación y el aprendizaje de adultos conforman una clave indispensable para liberar las fuerzas creativas de las personas, los movimientos sociales y las naciones. La paz, la justicia, la autoconfianza, el desarrollo económico, la cohesión social y la solidaridad siguen siendo metas y obligaciones indispensables que habrá que seguir persiguiendo y reforzando en y a través de la educación y el aprendizaje de adultos.

Por eso, llamamos a los Estados Miembros, a las instituciones bilaterales y multilaterales, a las organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, a los movimientos sociales y al sector privado

  • a incluir la educación y el aprendizaje de las personas adultas en todas las iniciativas de desarrollo y programas sociales como una contribución esencial a la prosperidad económica, al desarrollo sostenible, a la cohesión social y a la solidaridad;
  • a promover los enfoques de desarrollo comunitario como un punto de partida importante para la educación y el aprendizaje de adultos y la reducción de la pobreza;
  • a adoptar políticas completas, tomar medidas concretas y proveer recursos adecuados en apoyo a los programas de educación, integrando y atendiendo las demandas de aprendizaje de personas con discapacidades, al igual que grupos marginados, tales como indígenas, inmigrantes y refugiados, minorías (incluyendo minorías sexuales, siempre que fuese lícito), prisioneros, etc.;
  • a reconocer el aprendizaje de personas adultas como inversión y no sola-mente como una partida de consumo social, y mucho menos como un mero producto mercantil;
  • a incrementar, en consecuencia, el financiamiento del aprendizaje de personas adultas a una cuota equitativa del seis por ciento del producto interior bruto de los Estados Miembros, establecido como índice de referencia en La Agenda para el Futuro;
  • a aceptar que el compromiso con el aprendizaje durante toda la vida, para alcanzar la prosperidad económica y la cohesión social, es una respuesta necesaria a la globalización y asimismo un componente esencial del desarrollo local comunitario y de la autorrealización de los individuos;
  • a integrar la educación y el aprendizaje de adultos de forma más sistemática en los planes de educación y en los programas de los gobiernos a escala local, nacional, regional y mundial, y en los programas, conferencias y reuniones cumbre de las instituciones de la ONU – en especial, aquéllas relacionadas con la Década de la Alfabetización de las Naciones Unidas (2003–2012), el Marco de Acción de Dakar (EFA), los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas (MDG), la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenido (WSSD) y la iniciativa EFA-Fast Track Initiative o Iniciativa de Vía Rápida (FTI) coordinada por el Banco Mundial – aprovechando así su potencial sinérgico;
  • a enlazar sistemáticamente las recomendaciones de la CONFINTEA V sobre la alfabetización de personas adultas y la educación básica de adultos con el Plan de Acción Internacional de la Década de la Alfabetización de las Naciones Unidas y el Marco de Acción de Dakar y a implementarlas bajo la perspectiva del aprendizaje durante toda la vida.

En particular, llamamos a las naciones industrializadas a alinear sus instituciones de ayuda y ministerios de educación con las instituciones multilaterales que apoyan, a efectos de armonizar las políticas nacionales e internacionales de aprendizaje durante toda la vida.

Llamamos a la UNESCO

  • a integrar el seguimiento de la CONFINTEA V con el monitoreo de los objetivos de la EFA e invitar a todos los asociados a ofrecer y producir un aporte colectivo para el informe EFA Global Monitoring Report y los procesos que le sirven de base; en particular, el Informe 2005 que se dedicará a la alfabetización;
  • a apoyar la capacidad nacional de los Estados Miembros, de organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil e instituciones asociadas en el entrenamiento de educadores de adultos, en el establecimiento de indicadores para el monitoreo continuado de la Década de la Alfabetización de las Naciones Unidas hasta 2004 y en la evaluación sistemática de los niveles de alfabetismo en diferentes naciones y contextos;
  • a reforzar al Instituto de la UNESCO para la Educación (UIE) en el monitoreo de la implementación de los compromisos asumidos en CONFINTEA V con todos los asociados, junto con los delineamientos expresados en esta Llamada a la Acción y Responsabilización.

Finalmente, llamamos a los Estados Miembros, a las instituciones de la ONU, a las organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, y también a los agentes sociales y asociados privados a organizar la Sexta Conferencia Internacional de Educación de las Personas Adultas (CONFINTEA VI) en 2009 como ejemplo de responsabilización por la educación y el aprendizaje de personas adultas basada en el monitoreo y la evaluación colectiva.

Fuente: Educación de Adultos y Desarrollo, número 61, 2004, pp. 163– 168

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Más artículos

Lea la edición completa

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.