Rita Süssmuth

El aprendizaje y la educación de adultos para la equidad y la inclusión en el contexto de la participación, la movilidad y la competencia

CONFINTEA VI Pre-conference in Budapest

 

 

 

 

 

 

CONFINTEA VI: Conferencia preparatoria en Budapest
Fuente: DVV International




Una contribución a la transición desde la CONFINTEA V a la CONFINTEA VI

Permítanme retroceder por un instante en el tiempo. Aún recuerdo la CONFINTEA V, que tuvo lugar en 1997 en Hamburgo, donde tuve el honor de haber sido elegida presidenta de la Conferencia, y donde mi calidad de entonces Presidenta del Parlamento Alemán fue de enorme ayuda para lograr que se adoptaran algunas de las decisiones más difíciles. Como quedó de manifiesto, fue necesario combinar la diplomacia y la política con el rigor profesional.

Tal vez algunos aún recuerden el eslogan: ¡Una hora diaria para aprender!

Se puede considerar que la reunión de Hamburgo señala el inicio del movimiento que organiza las semanas y los festivales internacionales del estudiante adulto, que, según me han informado, actualmente se extienden a más de 50 países de todo el mundo.

La capacidad intelectual y analítica de todos aquellos inspirados participantes de tantos países de todo el planeta quedó más tarde demostrada en el documento final, titulado «Plan de acción para el futuro».

En él se resumían las perspectivas de la educación y el aprendizaje de adultos para el próximo siglo, se definían sus aspectos esenciales, sus dificultades y, si ahora volvemos a la época actual, muchos de sus problemas aún no resueltos.

Sin embargo, el Plan de Acción para el Futuro contribuyó a que la educación y el aprendizaje de adultos llegaran a ocupar un lugar más prioritario en las agendas de desarrollo internacional, tales como los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Educación para Todos. No obstante, aún queda mucho por hacer, como se desprende de la revisión a mitad de período de la CONFINTEA.

Con todo, habíamos fijado metas para entrar en acción, pero las más de las veces los proyectos no se tradujeron en hechos. Todavía debemos indagar con mayor detención las causas de este paso en falso, y supervisar más cuidadosamente el proceso, ya que no pretendemos volver a debatir este tema dentro de una década.

Henos aquí de vuelta, preparándonos para la CONFINTEA VI, que se celebrará en la ciudad brasileña de Belém, a orillas del Amazonas, en el corazón de una región afectada por problemas ambientales cada vez más graves. Transcurridos doce años desde la cita de Hamburgo, ¡ha llegado el momento oportuno para hacer un balance! Y Budapest es una sede idónea para una preconferencia en la que se analizará las situaciones en Europa y Norteamérica.

Desde luego que valoro muchos de los nuevos y estimulantes argumentos y tendencias que derivan de los debates y las recomendaciones de las conferencias regionales de COFINTEA que han tenido efecto en África, Asia y Latinoamérica. Es preciso tener en cuenta que en realidad formamos parte de un importante movimiento de carácter mundial.

Es definitivamente un gran logro el que hayamos conseguido modificar el paradigma educativo durante la década anterior: nunca antes tantos países habían emprendido una reforma de su sistema poniendo la mira en una dimensión de aprendizaje a lo largo de toda la vida.

Hay muchos problemas, pero aún no llegan las soluciones

No seríamos fieles a la realidad si cerráramos los ojos a problemas persistentes, algunos de los cuales se han tornado aun más graves que en el pasado. Así pues, quisiera hacer hincapié en algunas de las dificultades permanentes que desde entonces han estado sobre el tapete, pero que no han sido ni con mucho suficientemente investigadas. Me atrevería a afirmar con absoluta franqueza que será difícil alcanzar muchas de las metas previstas para esa mágica fecha del año 2015.

En primer lugar, el analfabetismo continúa siendo el problema predominante, el cual no sólo afecta a los países en desarrollo sino además a los industrializados. Este tema pasó a ser objeto de atención de la UNESCO desde la Cuarta Conferencia Mundial celebrada en París. En ese entonces ya era evidente que el 6 % de la población de los países industrializados pertenecía al grupo de los analfabetos, y una proporción aún mayor al de los semianalfabetos.

Con todo, la educación y el aprendizaje de adultos no han perdido importancia con respecto a la migración y la integración, la ecología y el desarrollo sostenible, la reducción de la pobreza y la inclusión. ¡Es probable que, por efecto de la crisis financiera mundial, los progresos realizados se atenúen gradualmente!

La Comisión Mundial sobre Migraciones Internacional aportó ideas y datos extraídos de un análisis que abarcó todos los países, y destacó la interrelación de la migración con el derecho a la educación.

Sin lugar a dudas, será necesario examinar con mayor atención y detenimiento los marcos jurídicos para la educación de adultos, la financiación, la diversidad cultural, al igual que las nuevas formas de cooperación entre gobiernos y otras partes interesadas.

¿Sería posible aumentar la aportación de fondos públicos según las tasas sugeridas a nivel internacional, como por ejemplo destinar el 6 % del Presupuesto Nacional de Educación a la educación y el aprendizaje de adultos?

Es indispensable reconocer la educación no formal e informal de jóvenes y adultos como modalidades válidas para dar cuenta de los resultados de aprendizaje de las personas, y no sólo preocuparse de su acreditación o calificación formales.

Aún hay muchísimos aspectos que podrían mejorarse.

Áreas susceptibles de reforma

En esta preconferencia regional no sólo se tomará en consideración el enfoque mundial sino que además, y de manera preferente, el regional. Es a nivel de países (dentro de Europa y de Norteamérica), y por cierto a nivel local, donde los participantes tienen que ser reconocidos como jóvenes y adultos que afrontan desafíos económicos y aspiran a mejorar sus condiciones de vida.

Y para nadie es un misterio que existen enormes diferencias entre distintas regiones de Europa y Norteamérica, así como al interior de ellas. El contraste entre esas regiones más ricas y más pobres es comparable a la brecha que se observa entre el Norte y el Sur.

En consecuencia, espero que fuera de los todas las cuestiones de orden profesional que deberán ser analizadas en la CONFINTEA VI, también se tomen en cuenta problemas mundiales relativos al desarrollo, incluyendo todas las motivaciones implícitas en el desafío de financiar la educación de adultos para el desarrollo, al igual que los compromisos y obligaciones contraídos por el sector más rico del mundo. ¿Es acaso pedir demasiado apelar a la solidaridad mundial?

Tras la celebración de la CONFINTEA V en Hamburgo, el aprendizaje a lo largo de toda la vida ha pasado a convertirse en el tema central de las reformas de los sistemas educativos desde una perspectiva mundial. Somos plenamente conscientes de que sin una educación y un aprendizaje participativos, los esfuerzos por reducir la pobreza serán estériles, no se logrará la plena empleabilidad ni el acceso ilimitado al mercado laboral, ni tampoco se influirá de manera efectiva en la política, la economía y la cultura, todos los cuales son requisitos necesarios para participar completamente en la sociedad.

El aprendizaje a lo largo de toda la vida se inicia en la primera infancia y continúa durante el resto de nuestra existencia. Lo que es importante para los países más ricos, lo es en igual medida para los países en desarrollo más pobres. No es posible alcanzar este objetivo sin una inversión mucho más cuantiosa y un mejoramiento de los recursos humanos. Sin embargo, ¡no están los tiempos para que exista una brecha que relegue la educación a lo largo de toda la vida al Hemisferio Norte, y restrinja la educación básica únicamente al Hemisferio Sur!

Empero, además de los problemas que se avecinan, hay algunos núcleos comunes dignos de interés, que en ciertos países no han sido percibidos con suficiente claridad, y que más adelante deberían ser estabilizados, tales como:

  • La estructura pluralista del sistema de educación de adultos.
  • El desarrollo de modelos de asociación entre los sectores público y privado.
  • El equilibrio entre el carácter profesional y general de la educación de adultos.

Con todo, es importante valorar el necesario apoyo de todos los demás actores involucrados.

Fuera de las actividades de la UNESCO, por ejemplo a través de los Informes de Seguimiento de la EPT en el Mundo, otras organizaciones y agencias internacionales, tanto gubernamentales como no gubernamentales, han influido enormemente en los sistemas nacionales de educación de adultos.

La Unión Europea ha demostrado su capacidad y su interés, en especial a través de hallazgos en el ámbito de la educación a lo largo de toda la vida, como asimismo de sus planes de acción y de la creación de un Marco Europeo de Calificaciones (que actualmente está siendo debatido en varios estados miembros), del cual derivan los marcos nacionales. En él deben inscribirse las competencias y las calificaciones adquiridas gracias a la educación de adultos no formal e informal.

La OCDE ha proporcionado datos sobre la alfabetización en el contexto del aprendizaje a lo largo de toda la vida, y justo durante estos últimos días el Comité Permanente de Ministros de Educación Europeos ha vuelto a discutir cuestiones relativas a la escuela y la educación superior, estrechamente vinculadas a la profesionalización, un tema también de sumo interés en el ámbito de la educación y el aprendizaje de adultos.

Mensajes clave

Estos mensajes exigen transformarse en temas centrales de aprendizaje de adultos en medio de una situación cada vez más complicada, en que las seguridades básicas se están tornando frágiles, y en que todos los actores responsables, incluidos los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil, deberían aspirar a mantener la cohesión social y la estabilidad económica.

  • El aprendizaje debería tener utilidad práctica
    El alumno es el componente central del proceso de aprendizaje. Las actuales competencias de los estudiantes, sus conocimientos previos, su sabiduría y sus valores, son reconocidos y aprovechados adecuadamente en el aprendizaje ulterior, de preferencia a través de enfoques participativos. Aun cuando su punto de partida se encuentra en situaciones de la vida real de los alumnos, los programas de aprendizaje de adultos tienen a menudo el potencial de satisfacer sus necesidades con precisión, y de poner en marcha una secuencia de experiencias de aprendizaje.

    Quienes imparten esa enseñanza deberían tener la posibilidad de reaccionar de manera flexible frente a la cambiante demanda de aprendizaje, y al mismo tiempo se debería alentar a los alumnos para que tomen parte en la planificación, organización e implementación de sus propias oportunidades de aprendizaje. Los contenidos y los métodos de aprendizaje no son asuntos que incumban únicamente a los profesionales. Los alumnos también son socios igualitarios en el proceso de aprendizaje. Ellos deben intervenir en la definición del contenido y de los métodos, y ello es aplicable a todos los procesos de aprendizaje formal e informal. Los profesionales tienen que asimilar la siguiente máxima: ¡No hay que ponerse en marcha incurriendo en déficit, sino apelando a la fortaleza y los potenciales de los alumnos! El empoderamiento es la palabra clave, y se trata de una condición necesaria para hombres y mujeres, aunque mucho más imprescindible para las mujeres desfavorecidas.

 

  • Es indispensable contar con una base sólida
    Casi nadie se atreve a discutir que a pesar de la escolarización universal el analfabetismo continúa siendo un problema que afecta a prácticamente todos los países de le región. Debido a la falta de datos válidos en la mayoría de los países, se ignora cuál es cantidad total de analfabetos funcionales en el área de Europa y Norteamérica. Así y todo, la necesidad de alfabetizar de diversas maneras y en distintos entornos a adultos de diferentes medios sociales resulta meridianamente clara, y en algunas partes ha sido investigada en forma exhaustiva. En la actualidad se dispone de una amplia variedad de enfoques y metodologías aplicables a la alfabetización, orientados a una multiplicidad de grupos beneficiarios, y adaptados a distintos entornos. Entre ellos pueden mencionarse la alfabetización laboral y la alfabetización para grupos específicos (incluidos los migrantes, los refugiados y los reclusos). Los enfoques de alfabetización familiar han demostrado su eficacia en una amplia gama de grupos beneficiarios, especialmente entre los migrantes.

 

  • Aprender para lograr el desarrollo sostenible
    Permitir que todas las personas ejerzan su derecho a aprender es la piedra angular para crear una sociedad igualitaria e inclusiva. Es obvio que la información y los conocimientos aumentan con gran rapidez en todas las tres áreas fundamentales de la educación para el desarrollo sostenible, a saber el ambiente, la economía y la sociedad.

    El aprendizaje es la herramienta clave para provocar los cambios necesarios con miras a forjar sociedades ecológicamente racionales, económicamente equilibradas, y políticamente estables que consigan crear y mantener, junto con sus ciudadanos, una cultura de sostenibilidad para dichas áreas fundamentales. Es la diversidad de actores, incluidos los movimientos sociales, lo que permitirá brindar de manera eficaz las oportunidades de aprendizaje necesarias para alcanzar ese fin.

 

  • Diversidad de actores e instituciones
    La labor de impartir educación de adultos suele caracterizarse por contar con estructuras descentralizadas, con una multiplicidad de organizaciones, instituciones y actores, al igual que con un enorme potencial para trabajar en red y para crear asociaciones que incluyen a actores económicos y sociales. Esta estructura heterogénea, que propicia una eficaz interacción de la instrucción formal con la no formal y la informal, constituye por lo general una ventaja, ya que permite atender a grupos de la población con los que muchas veces es difícil establecer contacto. El hecho de respaldar eficazmente a organizaciones de la sociedad civil resulta a menudo de utilidad para impartir una educación organizada a las personas más necesitadas. Normalmente, las estructuras gubernamentales no serán por sí solas suficientes para prestar un apoyo adecuado, aunque la existencia de una política, de una legislación y de una financiación pública básica es una condición necesaria.

 

  • La inversión en el aprendizaje de adultos es rentable
    Se dispone de una gran cantidad de estadísticas que demuestran las ventajas del aprendizaje de adultos en el sentido de incrementar la productividad, mejorar la atención de salud y aumentar la cohesión social. Para ofrecer una instrucción de alta calidad se requiere contar con una infraestructura de aprendizaje apropiada y un personal adecuadamente calificado que reciba un sueldo justo. Si no se ofrece a los capacitadores un grado suficiente de formación inicial y permanente, y no se fijan estándares profesionales ambiciosos, la educación de adultos no podrá cumplir los objetivos de fomentar la actividad docente, sobre todo en lo que concierne a un aprendizaje de calidad en todos los niveles, incluido el de la educación básica.

    La experiencia demuestra que es necesario realizar esfuerzos sostenidos para atender a las necesidades de aquellos que carecen de experiencias de aprendizaje satisfactorias, pero también ayuda el hecho de reducir considerablemente los costos.

A modo de conclusión

Me parece que muchos de mis colegas y amigos, que han participado continua-mente en las conferencias regionales y mundiales de la UNESCO, estarían agradecidos si esos elementos clave mencionados anteriormente fueran incorporados al documento final en el que se hará constar la solidaridad europea y norteamericana para con el ámbito de la educación de adultos.

Es menester que en el documento final se preste atención a los siguientes objetivos (y aquí reitero sólo algunas de las palabras clave):

  • Fomentar la educación a lo largo de toda la vida y el aprendizaje para todos.
  • Reducir el analfabetismo de jóvenes y adultos.
  • Fortalecer el aprendizaje no formal e informal.
  • Tender puentes entre la educación de adultos profesional y general.
  • Fomentar la empleabilidad y la ciudadanía.
  • Establecer marcos jurídicos para la educación de adultos.
  • Crear nuevas estrategias para la migración interna y externa.
  • Mejorar el nivel de vida por medio de la educación.
  • Fomentar los procesos que contribuyen a forjar una nación en un contexto de diversidad cultural.

Todos estos objetivos deberán concentrarse en las necesidades individuales de jóvenes y adultos, y tendrán que ser llevados a cabo por organismos que se hayan comprometido con optimismo a cumplir sus obligaciones educativas.

En consecuencia, es probable que tengamos que ponernos de acuerdo para enviar otro mensaje que tal vez tenga mayor trascendencia: ¡Hay que pasar de la retórica a la acción!

No escasean las buenas ideas ni las buenas intenciones, y se han propuesto conceptos eficaces. Si pretendemos averiguar cómo hay que proceder, esta es una ocasión muy propicia para aclarar nuestras ideas. Y si deseamos hacerlo, estamos en condiciones óptimas para ir más allá de la retórica. Y el momento más oportuno para comenzar es ahora.

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.