Ramón Mapa

Este informe también proviene de Filipinas, de un socio de DVV International desde hace años. Ramon Mapa, Director Ejecutivo de la Iniciativa Popular para el Aprendizaje y el Desarrollo Comunitario (People’s Initiative for Learning and Community Development -–PILCD), describe un Programa de Aprendizaje y Desarrollo basado en la Comunidad que se desarrolló principalmente para motivar a la población rural a participar activamente en las actividades comunitarias. PILCD es una organización no gubernamental dedicada principalmente al desarrollo y la implementación de programas educativos basados en la comunidad, destinados a agricultores, jóvenes no escolarizados y grupos femeninos de autoayuda. Por este proyecto, PILCD recibió en mayo de 2010 el premio EAEA Grundtvig Award 2010. ¿Qué nos enseña este proyecto? ¿Cuáles son sus aspectos positivos? ¿Qué aspectos deben mejorarse? El autor hace un balance sobre.

Aprendizaje basado en la comunidad: creación de capacidades para el cambio

El desafío

Cada vez que señalamos que nuestro programa sólo ofrece aprendizaje y educación la gente reacciona invariablemente con apatía. Necesitamos dinero y capital, y no capacitación, es la típica observación que recibimos de los miembros de la comunidad local en las zonas rurales alejadas, donde se observa una alta incidencia de la pobreza. En un ambiente económico hostil, los programas educativos (por ejemplo los dedicados a la alfabetización), son tratados con indiferencia. Existe una demanda de programas comunitarios que ofrezcan préstamos y microfinanciación, a la vez que se subestiman los beneficios prácticos y el valor a largo plazo de la educación. Asimismo, en medio de su diaria batalla por sobrevivir, la mayoría de las comunidades rurales pobres afrontan desafíos relativos a su capacidad para leer, y al tiempo y la energía que deben dedicar a aprender.

Cualquier oportunidad de capacitación y aprendizaje que no se ocupe directamente de las necesidades sociales y económicas de la comunidad carecerá de utilidad práctica; y cualquier proyecto de capitalización o de desarrollo comunitario que se pretenda ofrecer no será más que un esfuerzo estéril, pues se carecerá de las capacidades necesarias. Así pues, el desafío consiste en preocuparse de desarrollar su alfabetismo funcional en relación con la productividad social y económica, donde el aprendizaje constituye un elemento operativo clave.

El marco

En medio de estas circunstancias, y dentro del marco del desarrollo y la implementación de actividades educativas en comunidades rurales alejadas, se concibió el Programa de Aprendizaje y Desarrollo basado en la Comunidad, el cual comprometerá la activa participación de la gente en un panorama social y comunitario más amplio. Se trata de un programa educativo basado en la comunidad, donde el elemento central es el aprendizaje estrechamente ligado a un emprendimiento microeconómico, un proyecto de desarrollo comunitario, o cualquier iniciativa comunitaria en la que se aborde un problema o una necesidad específicos.

La inclusión de procesos en el programa de aprendizaje que se ocupa directamente de sus necesidades compromete a los alumnos en un proceso participativo que aumenta sus capacidades para practicar la autoayuda y para realizar actividades colectivas. De igual modo, estos esfuerzos comunitarios en que se abordan de manera colectiva sus necesidades y problemas internos proporcionan un escenario para la activa participación de la gente en los procesos de planificación y toma de decisiones, y la incorpora en una experiencia concreta de acción basada en la reflexión. Esta integración es percibida como un medio que propicia una experiencia de aprendizaje y un resultado que son pertinentes, experienciales y potenciadores.

A continuación se describen los principios operacionales básicos del programa:

     

  • El aprendizaje individual, el coaprendizaje y el aprendizaje colectivo se llevan a cabo utilizando todas las formas, modalidades y metodologías que facilitan la adquisición de conocimientos.
  • En todas las fases del programa se realza y se pone en práctica la participación comunitaria. Los propios alumnos se encuentran en condiciones óptimas para identificar las necesidades y aspiraciones de la comunidad, o para planificar las actividades de aprendizaje que desean realizar, al igual que la fecha y el lugar en que se llevarán a cabo.
  • Cuando las oportunidades para la participación comunitaria se encuentran al alcance de la gente, las posibilidades de lograr un alto nivel de compromiso público son máximas. Por consiguiente, las actividades de aprendizaje deberían efectuarse en la comunidad, de modo que resulten accesibles y garanticen la participación.
  • La importancia de basarse en la acción: el tema del aprendizaje gira en torno a la capacidad para atender a necesidades o problemas específicos de la comunidad. La gente aprende mejor por medio de la acción.
  • La realidad circunstancial de los alumnos y de la comunidad inmediata, al igual que la situación en un contexto nacional y mundial más amplio, son utilizadas como una vasta fuente de contenidos y recursos de aprendizaje.
  • Las circunstancias sociales y económicas de los alumnos sirven como referencia para facilitarles la tarea de afrontar y analizar la realidad de sus problemas, para involucrarlos activamente en un examen más profundo y amplio de su situación, y para instarlos a decidir y actuar procurando resolver los asuntos a su manera.
  • El aprendizaje es el elemento central en el proceso y los resultados generales.
  •  

 

 

 

Cursos sobre abonas y fertilizantes
Fuente: PILCD

 

 

 

 

La práctica y el enfoque

El proceso general de los programas es una experiencia de aprendizaje estructurado. El término que mejor describe el enfoque es el de modelo de aprendizaje activo, en el que la modalidad de aprender haciendo es la que impera durante todo el proceso de adquisición de conocimientos. En este enfoque, los participantes intervienen en actividades simuladas o reales que forman parte del proceso general de desarrollo del proyecto. El punto de partida lo constituyen la realidad y las necesidades sociales, políticas, económicas y culturales de los alumnos.

Antes de iniciarse el período de sesiones regulares, se efectúa un análisis —basado en actividades grupales y preexámenes tales como el Examen de Alfabetismo Funcional— destinado a identificar las necesidades de aprendizaje, los niveles de instrucción y las brechas educativas de los participantes. También se consulta a parientes, a unidades del gobierno local y a otros organismos de la comunidad, con el fin de solicitar apoyo familiar y comunitario para los alumnos.

La fase preparatoria constituye en sí una experiencia de educación y aprendizaje, tanto para los alumnos como para la comunidad en general, los monitores y los encargados de poner en práctica los programas. De igual manera, los estudiantes participan en la planificación del calendario de aprendizaje, escogiendo las fechas y los horarios que más les acomoden. Los resultados de estas actividades de preparación y consulta sirven asimismo como material para desarrollar el currículum de los programas.

La metodología de aprendizaje aplicada recurre principalmente a enfoques participativos que emplean el modelo ADSDS (actividad-debate- sugerencias-debatesíntesis). Las actividades didácticas abarcan desde la modalidad tradicional de exposición y debate hasta ejercicios grupales, juegos y artes creativas, siempre teniendo en cuenta los estilos y contextos de aprendizaje de los participantes.

Especial hincapié se hace en el aprendizaje basado en la acción, donde los alumnos deben identificarse con una determinada situación o necesidad real de su comunidad. Con este enfoque participativo se pretende capacitar a los estudiantes para que lleguen a realizar sus propios descubrimientos.

La experiencia

El programa se inició en 2003, principalmente en tres municipalidades de Benguet, una de las seis provincias de la Región Administrativa de La Cordillera, en Filipinas. Se trata de un área montañosa donde habitan varias tribus etnolingüísticas de indígenas de Luzón Septentrional.

 

 

Taller para jóvenes fuera de la escuela
Fuente: PILCD

 

 

 

La principal fuente de ingresos en esta zona es la producción de verduras de tierras altas. La provincia es una importante proveedora para el resto del país. Pese a lo anterior, no se puede predecir con certeza que los altos ingresos que reporta el cultivo de verduras vayan a mantenerse. Existen varios factores que podrían perjudicar una cosecha: tifones, lluvias torrenciales, deslizamientos de tierra y, más comúnmente, la saturación del mercado con una misma variedad de verdura. El ingreso de verduras importadas más baratas acentuó aun más el descenso sostenido en el precio de estos productos, con la consiguiente mengua en los ingresos de los agricultores.

El marco curricular de los programas se cimentaba en cinco áreas de aprendizaje fundamentales: (1) alfabetización tradicional y alfabetización numérica (básica y funcional); (2) habilidades para la vida: interpersonales e intrapersonales, incluidas las habilidades de comunicación; (3) medios de subsistencia y productividad; (4) pensamiento crítico; y (5) perspectivas de desarrollo: local y mundial. Con el objeto de atender a la diversidad de intereses y necesidades de aprendizaje de los alumnos destinatarios, el programa fue dividido en tres agrupaciones temáticas. En cada una de ellas se integraron las cinco áreas de aprendizaje fundamentales:

     

  1. Desarrollo de capacidades en organizaciones de base, incluidas las aptitudes para desempeñar actividades rentables y oficios de subsistencia.
  2. Agricultura sostenible.
  3. Educación básica y alfabetización.
  4.  

Cabe señalar, a modo de ilustración, que las organizaciones basadas en la comunidad y/o las asociaciones vecinales, incluidas las agrupaciones femeninas, son más proclives a comprometerse con el primer tema; los grupos de agricultores individuales y organizados se identifican más con el segundo tema; por su parte, los jóvenes y adultos no escolarizados que desean finalizar su educación secundaria dedican sus esfuerzos al tercer tema.

Al integrar las 5 áreas de aprendizaje en estas agrupaciones temáticas se espera que el aumento del nivel de alfabetismo funcional de los alumnos contribuya a desarrollar sus conocimientos, aptitudes y capacidades de carácter individual y colectivo, como:

a) Generación de ingresos.

b) Concienciación, creación de conciencia crítica y empoderamiento.

c) Autoayuda y organización comunitaria.

d) Autonomía y participación política.

e) Protección del medio ambiente, rehabilitación y sostenibilidad.

Las sesiones se celebran regularmente según lo dispuesto en el contrato de apren dizaje firmado con los grupos destinatarios: ya sea una o dos veces por semana, ya sea una semana por mes. La frecuencia de las sesiones se determina teniendo en cuenta los resultados de aprendizaje que se pretende obtener, como asimismo las actuales capacidades de los participantes para adquirir conocimientos.

 

 

 

 

Taller para jóvenes fuera de la escuela
Fuente: PILCD

 

 

 

También se proporcionan a los participantes módulos de aprendizaje autogestio nados. En Buguias, donde el tema que se estudia con mayor entusiasmo es el de la agricultura sostenible, se emplea como sede un pequeño centro de capacitación agrícola ubicado en una granja de demostración orgánica.

La coordinación y la cooperación con unidades del gobierno local y con otros organismos, incluidas las actividades promocionales para impartir en mayor escala el programa para el aprendizaje de adultos basado en la comunidad, forman parte integral del programa general.

El programa está vinculado con el examen de acreditación y equivalencia del Gobierno, el cual es aplicado por la Oficina para el Sistema de Aprendizaje Alternativo, dependiente del Departamento de Educación. Los alumnos que deseen acreditar su enseñanza secundaria tienen la posibilidad de rendir dicho examen; a aquellos que lo aprueban el Departamento de Educación les entrega un certificado de graduado en enseñanza secundaria que les permite continuar estudios en la educación superior. También se lo puede utilizar como certificado al postular a empleos que exigen que los candidatos por lo menos hayan completado su enseñanza secundaria formal.

Hasta la fecha el programa ha reportado importantes beneficios en lo relativo a las iniciativas de autoayuda, dentro de la primera y la segunda agrupación temática. Como ejemplos pueden citarse la implementación de un proyecto para la instalación de un sistema de abastecimiento de agua por parte de una organización comunitaria femenina en Bayoyo (una aldea situada en Buguias); y un proyecto de cría de cerdos como medio de subsistencia emprendido por una organización de madres en la aldea de Tabao. Ambas iniciativas derivan de un programa de aprendizaje permanente orientado a la alfabetización y la creación de capacidades. Los miembros y los funcionarios de las entidades recibieron una capacitación sobre liderazgo, desarrollo organizativo y desarrollo de proyectos. Las sesiones de aprendizaje se realizaron dos veces al mes. Los alumnos participaron en todo el proceso de desarrollo del proyecto.

La capacitación sobre agricultura sostenible, que comenzó a impartirse en 2003, permitió modificar las costumbres de los alumnos agricultores, quienes comenzaron a adoptar prácticas de agricultura sostenible, como la compostación, el manejo integrado de plaguicidas, y en menor medida, el uso prudente de productos químicos. Dos alumnos agricultores de Buguias han adoptado plenamente la agricultura orgánica, y en la actualidad ambos están comercializando sus productos.

Desde 2004 numerosos alumnos han aprobado el examen de acreditación y equivalencia, y la mayoría de quienes pueden costear su educación han seguido estudios superiores.

Reflexiones

Las probabilidades de que el programa se oriente hacia los proyectos, debilitando la posición del aprendizaje como elemento central, son muy altas. En el programa la gente tiende a interesarse más por los resultados que se obtienen del proyecto, en desmedro del proceso de aprendizaje. Así pues, tanto los monitores como los encargados de implementar los proyectos están preparados para internalizar completamente los principios operativos básicos de los programas mediante talleres y sesiones regulares de evaluación y reflexión.

El programa en sí constituye un proceso de aprendizaje permanente no sólo para los alumnos sino además para los monitores y los encargados de implementarlo. La lección que tal vez aprendimos es que al desarrollar el programa, el contenido y el proceso de aprendizaje no deberían distanciar a los alumnos de su contexto. Habría que asimilar esa enseñanza de manera consciente, desde la etapa de planificación del programa, pasando por el desarrollo del currículum y el contenido, hasta que efectivamente se celebren las sesiones de aprendizaje.

La idea del aprendizaje basado en la comunidad, y de los centros de aprendizaje comunitario, trasciende los conceptos territoriales y estructurales para abarcar asuntos y problemas que conciernen a los miembros de una comunidad, como también los procesos que intervienen cuando se los compromete a afrontar y analizar la realidad de sus problemas. Se trata de un proceso consciente y continuo de diálogo y compenetración con sus situaciones y problemas, en el cual adoptan decisiones para intentar resolverlos a su manera, descubren y desarrollan sus potenciales, además de superar sus limitaciones en el camino.

 

 

 

Taba-ao mujeres de un grupo de autoayuda
Fuente: PILCD