Matarr Baldeh / Maria Khan

La Campaña Mundial por la Educación (CME) organiza la Semana de Acción Mundial por la Educación en abril de cada año. Se trata de una ocasión en que niños y niñas, maestros, padres y personas de todo el mundo se unen para exigir medidas en favor de la educación. El año pasado, el lema de la campaña fue «La gran lectura», y en ella participaron 14 millones de personas. Matarr Baldeh, coordinador de EFANET Gambia, y Maria Kahn, Directora de Oficina del Asia y el Pacífico Sur para la Educación de Adultos (Asia South Pacific Association for Basic and Adult Education – ASPBAE) y miembro del Consejo de la Campaña Mundial por la Educación, presentan un importante testimonio.

Presentación relativa a la Semana de Acción Mundial por la Educación


Honorables ministros, director general y estimados anfitriones, les agradezco por haberme brindado la oportunidad de participar en esta ceremonia inaugural de la CONFINTEA VI.

Es un honor encontrarme hoy aquí para compartir con ustedes las aspiraciones y las inquietudes de los 14 millones de personas que participaron en la Semana de Acción Mundial por la Educación, cuyo lema fue «La gran lectura: abre un libro, abre el mundo».

Entre el 23 y el 29 de abril de 2010, simpatizantes de la campaña, alumnas y alumnos adultos, autores, líderes morales y la comunidad de educación de adultos se unieron para exigir la adopción de medidas en favor de la educación y la alfabetización de jóvenes y adultos. Recibimos el apoyo de Nelson Mandela, la Reina Rania de Jordania, Chimamanda Ngozi Adichie, Alice Walter y Paulo Coelho.

La Gran Lectura se celebró en más de 120 países, y en ella hubo participantes que leyeron y escribieron relatos, los cuales fueron dados a conocer a los encargados de formular las políticas a fin de llamar la atención sobre el déficit mundial de alfabetización y aprendizaje.

En nuestra movilización exigimos que se revirtiera la situación de abandono en que se encuentra este sector. Resulta escandaloso que casi 800 millones de adultos, en su mayoría mujeres, vayan a despertar mañana sin saber leer ni escribir. Estas personas no están capacitadas para ganarse la vida, no pueden acceder a los servicios de salud y se ven impedidas de participar en la sociedad y la democracia.

Como una manera de respaldar los esfuerzos de esta gente por aprender, les hacemos entrega de esta carpeta, que contiene un listado con los nombres de 14 millones de simpatizantes de la campaña que firmaron la Gran Lectura, junto con un ejemplar de la Gran Lectura y del Gran Libro, nuestro registro de las actividades realizadas por la campaña en 2009.

En estos momentos nos encontramos preparando la Semana de Acción Mundial por la Educación 2010: 1 Gol, Educación para Todos. Gracias a esta excepcional asociación con la FIFA para la Copa Mundial de 2010, movilizaremos un grado nunca antes visto de atención pública y de voluntad política en torno a la EPT. Ya hemos logrado comprometer la participación de famosos futbolistas como Zinedine Zidane y Rio Ferdinand. Gracias a su respaldo pretendemos conseguir las firmas de 30 millones de simpatizantes para exigir la adopción de medidas que permitan financiar la EPT durante 2010.

Ahora le cedo el turno a María.

María Khan

Gracias. Quisiera compartir algunas recomendaciones de la sociedad civil a la CONFINTEA. Acabo de asistir al Foro Internacional de la Sociedad Civil (FISC), un evento extraordinario en el cual se reúnen profesionales y activistas del campo de la educación provenientes de todo el mundo. El FISC recomendó que:

La educación de personas jóvenes y adultas debería ser inclusiva y diversa abarcando todas las áreas de la actividad humana. Debería basarse en una acción intersectorial e interministerial encabezada por el Ministerio de Educación

o su equivalente. Los datos y las estadísticas ya no deberían recopilarse sobre la base de una división artificial entre analfabetismo y alfabetización. La educación para las personas adultas debería ser un derecho humano justiciable. Todos los gobiernos deberían desarrollar políticas que cuenten con plena financiación, planes claramente orientados y una legislación que garantice la alfabetización de personas adultas y el aprendizaje a lo largo de toda la vida para el 2012.

La CONFINTEA VI debería acordar un mínimo de metas vinculantes que ascienda a por lo menos el 6 % de los presupuestos nacionales de educación destinados a la educación de personas adultas. Todos los empleadores deberían invertir como mínimo el 1 % de su nómina de pagos en educación y capacitación relacionadas con el trabajo.

La comunidad de donantes debería destinar el 6 % del presupuesto de ayuda en educación a la educación y alfabetización de personas adultas.

Será preciso transformar la Iniciativa de Vía Rápida para la EPT en una Iniciativa Mundial de Educación para Todos, lo que requiere medidas e inversión en la alfabetización y educación de las personas adultas.

Debería aplicarse un enfoque integral en cuanto al establecimiento de puntos de referencia y el seguimiento de los compromisos de la CONFINTEA, siendo necesario publicar cada tres años un informe mundial de seguimiento.

Los gobiernos deberían reconocer que tanto la sociedad civil como los alumnos y alumnas cumplen un papel decisivo en las actividades de seguimiento y en los debates en torno al desarrollo de políticas y prácticas sobre el aprendizaje de personas adultas.

Estamos dispuestos a cumplir el papel que nos corresponde, pero esperamos que los gobiernos tomen la iniciativa y garanticen que se pondrá fin al analfabetismo y a la ignorancia, no en un futuro lejano sino en esta generación. Hago este llamado en nombre del FISC y de los 14 millones de simpatizantes de la campaña en todos los rincones del mundo.