DVV

Después de 30 años, las universidades populares alemanas han vuelto a elaborar un documento básico sobre sus convicciones y principios, sus finalidades y tareas, sus contenidos y métodos didácticos, así como sobre su papel y posición en una sociedad en permanente evolución. Un elemento importante de este autorretrato es su apertura hacia el exterior y su concatenación a nivel internacional. Publicamos a continuación un resumen de este documento que fue presentado a la opinión pública durante las XIII Jornadas Alemanas de Educación de Adultos, luego de un largo proceso de consultas y elaboración.

La universidad popular: La educación es una responsabilidad pública

Imprescindible e inconfundible

Todos conocen la universidad popular. Alrededor de nueve millones de personas participan cada año en más de 700.000 iniciativas de educación general, profesional, cultural y política. A lo largo de toda la vida y de manera regular, las personas deben actualizar y profundizar sus conocimientos así como sus aptitudes para aplicar dichos conocimientos. A través de su oferta, la universidad popular organiza, apoya y fomenta el proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida. En un mundo cada vez más complejo, la universidad popular promueve la participación activa de las personas en la vida social, cultural y laboral, y las insta a llevar una vida responsable y plena. La historia y la exitosa tradición de la universidad popular alemana están estrechamente vinculadas con la democracia activa. Esta universidad aboga e intercede en favor del derecho a la educación permanente, de una equidad educativa y una visión integral de la educación.

 

 

* Cursos, actividades singulares, ciclos de conferencias, visitas, excursiones y viajes de estudio. (Cifras redondas extraídas de la estadística para 2009 en materia de universidades populares)

Arraigo comunal y omnipresencia

La universidad popular es omnipresente. Se la encuentra en las ciudades, en los municipios y distritos alemanes. La universidad popular es un destacado y muy acreditado oferente de educación permanente y un importante garante de una infraestructura educativa orientada hacia las necesidades de la ciudadanía. En su calidad de centro de educación permanente, la universidad popular es a la vez un lugar donde se estudia, se aprende y se desarrolla la creatividad, así como un punto de encuentro social y cultural, abierto a la toda la población. Los estados federados (Länder) y los municipios han encomendado a la universidad popular la tarea de desarrollar y entregar una oferta educativa que satisfaga las necesidades y la demanda, y que a la vez sea financiable y accesible para todos los ciudadanos y ciudadanas. La universidad popular cuenta con el respaldo y la legitimación democrática de las autoadministraciones comunales. Pero además de cumplir con este cometido educativo, la universidad popular a su vez apoya a las comunas, ofreciendo asesoramiento —que comprende e integra a todos los oferentes educativos— en el campo de la educación permanente, y cooperando en la implementación de medidas y proyectos sociopolíticos y ocupacionales.

Las casi 1.000 universidades populares y sus 3.000 dependencias adicionales conforman una red única de centros culturales y de educación permanente a nivel nacional. En las zonas rurales suelen ser los únicos oferentes de educación permanente.

Educación permanente para todos

La universidad popular está abierta a todas las personas, independientemente de su nivel social o económico, de su trasfondo religioso o cultural, y de su estado de salud, es decir, está abierta a personas con o sin discapacidades. Está igualmente abierta a personas que sostienen opiniones distintas o incluso contrarias. Los centros de estudio se encuentran en las cercanías, y con sus espacios libres de barreras son oferentes a los que se puede acceder sin dificultad y que ejercen un gran atractivo. Además, la oferta de la universidad popular no es costosa, con lo que hace justicia a su compromiso social. Si bien su labor se rige por los preceptos del mercado, no persigue fines de lucro. El número de participantes es un claro reflejo del éxito de este concepto de trabajo.

Número de universidades populares y dependencias en Alemania















Segunda oportunidad y enseñanza de recuperación

La universidad popular es un centro de competencias en educación permanente. En Alemania, incluso hoy en día el nivel de educación de una persona suele estar condicionado por su trasfondo social y étnico. A fin de cambiar esta situación, todo adulto —independientemente de su situación económica— debe tener la posibilidad de recuperar en condiciones adecuadas la educación básica, la educación escolar media y la formación profesional. La universidad popular presta una importante contribución en este sentido: les ofrece a los adultos analfabetos, a los analfabetos funcionales y a los millares de jóvenes que han abandonado la escuela sin haber obtenido un grado escolar, una educación de segunda oportunidad de tipo escolar y profesional.

Multilingüismo e integración

La creciente internacionalización de la economía y la cultura, la progresiva demanda en cuanto a movilidad de la población europea y la necesidad cada de vez mayor de integración de las multitudes migratorias, exigen de las personas el dominio de nuevas lenguas extranjeras y el desarrollo de sus competencias interculturales. La universidad popular es la mayor escuela de idiomas de Alemania. Su oferta en este campo abarca 50 idiomas y es aprovechada cada año por 1,8 millones de personas.

 

 

 

 

 

 

 

 

La universidad popular es el socio más importante de la Oficina Federal de Migración y Refugiados y ofrece, como tal, tres millones de horas de clases anuales para la integración idiomática y social de personas de origen inmigrante. La federación (Bund) y los estados federados (Länder) han encomendado a la universidad popular la tarea de organizar y aplicar, a nivel nacional, los exámenes que los extranjeros interesados en adquirir la nacionalidad alemana deben aprobar de manera previa.

Calificaciones profesionales y perfeccionamiento

La calificación profesional y la preparación para obtener grados o diplomas reconocidos en el mercado laboral son elementos centrales del trabajo de la universidad popular. Millones de trabajadores y empleados han aprovechado en los últimos años la oferta de la universidad popular para adquirir las competencias computacionales necesarias para desenvolverse exitosamente en el campo de las tecnologías de la información. Al respecto se puede perfectamente hablar de un importante programa de promoción económica. Pero la universidad popular también fomenta el aprendizaje sistemático de conocimientos y la adquisición de competencias ya sean comunes a muchas profesiones o bien específicas y requeridas sólo por algunas (por ejemplo, profesiones del sector comercial y del sector de los servicios). Además, regularmente ponen en práctica proyectos y medidas de tipo ocupacional y social que se orientan invariablemente por las necesidades y demandas regionales y locales. Estos proyectos no se reducen a capacitaciones breves sino que pretenden sentar un sólido y amplio fundamento que permita a las personas emprender una educación y un aprendizaje permanentes.

Salud y calidad de vida

Las personas desean alcanzar una edad avanzada gozando de buena salud. Muchos desean adquirir las competencias necesarias para cuidar de su salud y mantener y promover su calidad de vida. En vista de las casi dos millones de inscripciones en cursos de educación sanitaria, la universidad popular contribuye enormemente a la reducción de costos en el sector de la salud. En atención al notorio aumento en la calidad de la oferta correspondiente, la educación sanitaria que imparte la universidad popular es objeto de un creciente reconocimiento por parte del sector empresarial y de las empresas de seguros médicos.

Cultura y creatividad

Más de un millón de personas aprovechan anualmente la oferta de educación cultural. Adquieren conocimientos y competencias culturales, descubren y desarrollan sus potenciales artísticos y creativos. La educación cultural abre nuevos espacios de experimentación y fomenta el desarrollo personal. Esta educación no es un privilegio de las élites. La creatividad y las competencias culturales promueven la comunicación y la calidad de vida dentro de la sociedad. Una característica del quehacer cultural de la universidad popular es su estrecha cooperación con autores y artistas, con otros institutos culturales, con bibliotecas, al igual que con centros socioculturales municipales.

Participación política y compromiso social

 

Los ciudadanos y ciudadanas se ven frecuentemente confrontados de manera directa e inminente con los problemas y conflictos políticos y sociales que se viven en sus municipios y distritos. En consecuencia, la universidad popular complementa su oferta básica en materia de educación política con foros de debate, talleres sobre historia y el desarrollo futuro, al igual que plataformas para el diálogo con las autoridades políticas. La universidad popular es parte del quehacer local, y a la vez fomenta la visión global. Ofrece un espacio para impartir una educación que promueva el criterio político y las competencias para participar y contribuir de manera activa. Ofrece, en este sentido, orientación, posibilidades de calificación y apoyo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las tareas centrales de la universidad popular del futuro

1. Procurar un mayor grado de equidad educativa

Nadie debe ser excluido de la educación permanente a causa de su origen social o étnico o debido a una deserción o anterior fracaso en el sistema escolar tradicional. Es menester que los esfuerzos se centren de preferencia en los grupos de la población ajenos a la educación permanente, con niveles de calificación deficitarios y situación económica precaria, y se debe desarrollar para ellos una oferta adicional que comprenda prioritariamente medidas de alfabetización, de educación básica y de recuperación de estudios escolares. También se deberá expandir la oferta que apunta a un mayor bienestar público, es decir, que reviste especial importancia para la cohesión social y el futuro desarrollo del país. Se trata, pues, de medidas de educación política, lingüística, intercultural, sanitaria y ecológica, así como de salud familiar y formación de padres y madres. La universidad popular dedicará consecuentemente sus esfuerzos a aquellas tareas que tengan una especial dimensión social, que sean de marcado interés público y que contribuyan a un mayor grado de equidad educativa.

2. Promover la educación intercultural permanente

Alemania seguirá siendo una atractiva meta de los movimientos migratorios. A fin de hacer frente a los crecientes desafíos que plantea la integración de esta multitud de personas que acuden a Alemania, la universidad popular se está transformando progresivamente en un centro intercultural de educación y de encuentro. Está desarrollando y ampliando su oferta que aspira a integrar tanto social como cultural y políticamente a las personas de origen inmigrante. Está aumentando sus medidas de formación lingüística y de adquisición de competencias interculturales. Al mismo tiempo, se está esforzando por dar una orientación más marcadamente intercultural a su desarrollo programático, organizativo y personal.

3. Fomentar el potencial de técnicos y especialistas

En numerosas ramas de la industria aumenta la demanda de técnicos y especialistas. Al fomentar los recursos educativos inexplotados de numerosos grupos de la población, la universidad popular puede prestar una especial contribución a la calificación de técnicos y especialistas. La universidad popular abre nuevos caminos para el asesoramiento en los campos de la educación y el aprendizaje, de la documentación y certificación de los conocimientos y las competencias de los/las participantes, de la exhortación a nuevos grupos destinatarios respecto de su integración educativa, de la preparación para los exámenes y la adquisición de diplomas y para la matriculación en centros de estudios superiores. Además, la universidad popular perseverará en sus esfuerzos por modular su oferta tanto de formación profesional como de tipo interprofesional, continuará orientándose por los marcos de referencia europeos y nacionales y seguirá integrándose en redes de calificación, también con miras a una mayor permeabilidad de sistema educativo.

4. Prestar un apoyo focalizado a las personas de todas las edades

«Son menos – son mayores – son más variopintos»: con estos términos se pueden resumir las consecuencias del desarrollo demográfico. La oferta educativa de la universidad popular está abierta a personas de todas las edades y fomenta, por ende, la participación social a la vez que contribuye a mejorar la calidad de vida de todas las generaciones. Además, la oferta es diferenciada y atiende no sólo a las distintas necesidades y demandas de las generaciones sino también a sus variados intereses culturales y orientaciones sociales. Está ampliando sus programas para personas de la tercera edad que gustan de aprender junto con sus congéneres. Esta oferta incluye también programas de perfeccionamiento para trabajadores/as y empleados/as de edad avanzada. Pero, al mismo tiempo, la universidad popular está redoblando sus esfuerzos por apoyar de manera más idónea a jóvenes y adultos jóvenes en su historial académico. En su calidad de centro de enseñanza permanente, la universidad popular está predestinada a desarrollar y ofrecer medidas de educación intergeneracionales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Expandir las redes educativas comunales

Solo una estrecha colaboración entre todos los actores del sector de la educación y la armonización de sus esfuerzos podrá asegurar una oferta y una provisión de educación adecuadas y de alta calidad para todos los grupos etarios durante toda la vida. En consecuencia, la universidad popular apoya el desarrollo de redes educativas comunales y regionales. Contribuye con su vasta experiencia en proyectos innovadores y moderación de redes, con sus largas y fructíferas iniciativas de cooperación con universidades, escuelas, agencias de empleo, organizaciones sociales y eclesiásticas, asociaciones de distinta naturaleza, sindicatos y colegios profesionales. Gracias a esta marcada capacidad y experiencia en materia de cooperaciones y a su orientación biográfica, la universidad popular es un excelente guía y asesor educativo durante toda la vida. Todo ello hace de la universidad popular un importante actor en la política educativa comunal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La participación porcentual en la educación permanente de algunos países de la UE según los grupos etarios. (* UE-15 sin Luxemburgo e Irlanda) Fuente: Eurostat, AES 2007

El sector público debe cumplir con su obligación

El establecimiento de condiciones de vida equitativas en todas las ciudades, circunscripciones y comunas alemanas, y la ambiciosa meta de aumentar la participación en la educación permanente de un 43 % actual a un 50 % en el año 2015, y la de los sectores con un bajo nivel educativo de un 28 % a un 40 % en el mismo período, representan la vara con la cual se medirá el progreso de la educación permanente. En el pasado, Alemania no valoró suficientemente la importancia de una buena educación general y permanente para todos los ciudadanos. A fin de competir a escala internacional, Alemania requiere un sistema de educación permanente abierto, equitativo, eficiente y cooperativo.

La universidad popular contribuye a esta finalidad desarrollando sus propios potenciales y optimizando sus recursos. Para poder trabajar y cumplir con sus compromisos, debe contar con un financiamiento estable y seguro. Pero se necesita además un mayor compromiso financiero de parte de la federación (Bund), los estados federados (Länder) y las comunas. Deben cumplir con sus obligaciones a fin de que la educación para todos y a lo largo de toda la vida deje de ser retórica política y se haga realidad.

La inversión en la universidad popular es lucrativa

     

  • La universidad popular es el único centro de educación permanente que cuenta con una amplia oferta, que atiende a las necesidades y a los intereses educativos de un sinnúmero de personas provenientes de muy distintos estratos sociales, que coopera con otros establecimientos de educación permanente y que, en consecuencia, promueve la calidad de vida y el atractivo económico de las comunas.
  • La universidad popular aborda de manera flexible y oportuna los problemas sociales más acuciantes, ayuda a los participantes a afrontar los cambios y desafíos, persuade a personas con un bajo nivel educativo para que participen en la educación permanente e implementan, por encargo público, campañas educativas a nivel regional y nacional.
  • La universidad popular, considerando sus finalidades —educación para todos, capacitación en competencias básicas comunes que requiere la sociedad civil, y desarrollo de todos los potenciales existentes— es un poderoso instrumento en la lucha por reducir la brecha social.
  • En el futuro, la labor de la universidad popular también será más económicamente rentable que la de todos los demás oferentes de educación permanente o instituciones afines y reportará a la sociedad un beneficio considerablemente mayor al costo que le significa.
  • La universidad popular es un centro de educación permanente competente, innovador, que hace realidad los principios de la educación a lo largo de toda la vida.
  • La universidad popular es un socio fiable, apolítico y aconfesional, cuyo único compromiso es con el bien común.
  • La universidad popular es un establecimiento de alto rendimiento y gran eficiencia, que —haciendo justicia a su nombre— es de hecho muy popular, omnipresente y pone al alcance de todos los ciudadanos y ciudadanas la posibilidad de aumentar su participación en la vida cultural, laboral y pública, contribuyendo de esta manera a aumentar el atractivo de la ciudad y la región.

     

  •