Introducción

Supervisando la implementación del «Marco de Acción de Belém»


Una cosa es que, con ocasión de grandes conferencias, los gobiernos se comprometan a alcanzar determinadas metas, y otra, que realmente cumplan sus compromisos. Con ocasión de la CONFINTEA VI celebrada en Belém, Brasil, a fines de 2009, se acordó adoptar una serie de resoluciones en favor de un fortalecimiento del aprendizaje a lo largo de toda la vida y de la educación de adultos, comprendidas en el así llamado «Marco de Acción de Belém». Lo importante ahora es prestar atención y, en caso de necesidad, recordar y exigir que se cumplan estos compromisos y se implementen las resoluciones.

Bettina Bochynek, quien desde el Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de toda la Vida (IUAL) acompañó los trabajos de preparación de CONFINTEA VI y ahora está a cargo de la labor de seguimiento, expone en su artículo cómo el UIL estructura el proceso de supervisión de la implementación del «Marco de Acción de Belém».

Timothy Ireland es profesor de educación de adultos de la Universidad Federal de Paraíba. Entre el 2004 y el 2007 fue el director nacional para la educación de jóvenes y adultos dentro del ministerio brasileño, y a continuación representante brasileño de la UNESCO en la labor de preparación de la CONFINTEA VI. Describe en su artículo los esfuerzos de supervisión latinoamericanos, toda vez que la primera conferencia ulterior se celebró entre el 25 y 27 de mayo en México.

Tanvir Muntasim, de Bangladesh, es asesor político para Asia Meridional y coordinador de campañas de la Asociación de Asia y el Pacífico Sur para la Educación de Adultos (Asia South Pacific Association for Basic and Adult Education, ASPBAE). En su contribución aborda el proceso de supervisión desde la perspectiva asiática. Ya a finales del año pasado hubo un encuentro de los ministros de educación de la región en Bangladesh, en el cual la ASPBAE participó como organización de la sociedad civil. Insiste en la necesidad de sistematizar el proceso de seguimiento.

Uruguay es un país pequeño con 3,4 millones de habitantes y 16 millones de ovejas. Pero desde que en 2005 asumió un gobierno de izquierda, el país también es conocido por su campaña «educación para todos a lo largo de toda la vida, en todo el país». El sector de la educación no formal, usualmente omitido por la política educativa, fue elevado al nivel de los demás sectores de la educación, es decir, el sector escolar, universitario o de formación profesional. Jorge Camors es el encargado de la educación no formal en el Ministerio de Educación.