Rudolf Blauth

Son pocas las ocasiones en que la educación política, que aborda temas y contenidos de otros círculos culturales, despierta el interés auténtico de los participantes. Pero esta falta de interés puede ser superada si la oferta es enriquecida con contribuciones y aportaciones de índole cultural. Para ilustrar lo antedicho, el autor del siguiente artículo describe cómo la universidad popular de una pequeña ciudad de Renania del Norte Westfalia logró despertar el interés de más de 120.000 personas, que participaron en eventos relacionados con África, tales como intercambios escolares y encuentros personales, pero también espectáculos de danza y de música, obras de teatro, exposiciones artísticas y películas.

¿Cuán lejos está África?

El ciclo de proyectos y eventos que se realiza anualmente en Ahlen, titulado «¿Cuán lejos está África?», acaba de celebrar un modesto aniversario. Desde hace ya veinte años, entre cada primero de junio y el inicio de las vacaciones del verano boreal en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, la Universidad Popular de Ahlen hace un gran esfuerzo por familiarizar a la población del distrito de Warendorf con la cultura, la política y la vida en el continente africano.

How Far is Africa?

Se dice que es difícil o incluso imposible despertar el interés de la opinión pública alemana por la temática de la política de desarrollo. Pero la impresionante cantidad de público que asiste a los eventos que tienen lugar dentro del contexto de este ciclo desmienten esta aseveración: tan sólo en el 2011, es decir con ocasión del reciente aniversario, un total de 7.819 personas participaron en 94 eventos, talleres y espectáculos. En 19 escuelas se realizaron 60 talleres de música, teatro, danza y otros temas, a través de los cuales artistas africanos instruyeron a casi 1.500 alumnos e informaron sobre sus condiciones de vida y de trabajo en ese continente.

Entre las iniciativas se cuentan también la producción de un musical, recitales, conciertos, una exposición artística titulada «Mozambique», y una serie de películas sobre África, proyectadas en el cine local, que incluyó cintas tales como «Serengueti» (Tanzania), «Morgentau» (Etiopía) y «Kinshasa Symphonie» (Congo). Esta última contó con la presencia del director berlinés Martin Baer.

¿Con qué concepto logró esta universidad popular motivar a más de 120.000 personas a participar en los últimos veinte años en eventos e iniciativas sobre el continente africano?

1. Vinculación de la educación política con la educación cultural

La educación política de corte tradicional se encuentra en una difícil situación en nuestra actualidad marcada por los nuevos medios de comunicación. Pero este cuadro cambia totalmente en el momento en que se la vincula con la educación cultural. Por ello, la Universidad Popular de Ahlen suscribió un acuerdo de cooperación con el Bagamoyo College of Arts/TASUBA, una entidad pública tanzana, y, sobre la base de este acuerdo invita anualmente a dos o tres actores, músicos y/o bailarines profesionales a Ahlen para que informen e instruyan tanto a escolares como a adultos. La experiencia demuestra que quienes se relacionan creativamente con artistas africanos muy pronto se cuestionan acerca de las circunstancias de vida y de trabajo de estas personas, como asimismo acerca de su entorno familiar, y se preguntan cómo logran alimentar con 100 euros a familias compuestas, por ejemplo, de seis personas. Y, más adelante, incluso indagan sobre los beneficios reales que las riquezas naturales del país le reporta a la población local.

2. La universidad popular y las escuelas: socios educativos

La Universidad Popular de Ahlen ha concertado un convenio con 16 escuelas locales, las cuales en su totalidad participan en las jornadas africanas. Estas jornadas comienzan invariablemente con una iniciativa destinada al perfeccionamiento de los maestros. Mediante un documental de veinte minutos, producido por la universidad popular misma y que se titula «¿Cómo viven John y Nkwabi en Bagamoyo?», se invita al debate y se estimula el intercambio de opiniones sobre África. Los artistas africanos generalmente están presentes y participan en la discusión. Casi todos los talleres finalizan con una ceremonia a la cual asisten también los demás discípulos y los padres, es decir, un importante grupo de personas al cual la universidad popular pretende llegar.

3. Cooperaciones escolares germano-africanas

Un efecto especialmente marcado y a largo plazo se logró gracias al establecimiento de cooperaciones entre escuelas alemanas y africanas, las que en algunos casos también involucran a los padres. Por ejemplo, para muchos de estos padres resulta inimaginable que en África sea posible ofrecer con 30 a 40 euros diarios una merienda escolar a 600 alumnos (entre ellos, 300 huérfanos que han perdido a sus padres a causa del SIDA). Una información de este tipo es inmediatamente motivo de discusión. En el contexto del proyecto denominado «Science Buddys» («Compañeros de Ciencias»), en el otoño boreal de 2011 una escuela de educación media alemana envió por segunda vez a una docena de alumnos a la escuela africana tanzana con la cual colabora, a fin de que en las clases de física familiaricen a los alumnos locales con el uso de la energía solar. De esta manera se pretende contribuir al aprovechamiento de energías renovables a nivel local.

4. Encuentros personales

Condición previa para un eficaz y sólido trabajo de educación política con África y sobre África son los encuentros personales. Todos los años la universidad popular procura invitar a muchas personas interesantes de África a visitar Ahlen. Entre estas se cuentan el encargado de la conservación del patrimonio nacional de Zanzíbar, un guardabosques del parque de Serengueti, un escritor de Dar es Salaam, un músico tradicional de Adís Abeba, un roquero de Johannesburgo, un guía tuareg de Tombuctú y un masái que vive en la región del Rur, en Alemania, propietario de una agencia de viajes. Además, los encuentros personales siguen siendo un excelente y popular método para combatir la xenofobia.

5. El trabajo en red y los numerosos socios

Para el trabajo en el campo de la educación se puede recurrir a un número mucho mayor de socios locales de lo que se suele pensar. Entre estos se encuentran los negocios que propagan el intercambio justo (fair-trade), congregaciones eclesiásticas y hermandades eclesiásticas, empresas interesadas en tra bajar con contrapartes africa nas, escuelas, otros tipos de establecimientos educativos, centros de enseñanza musical, bibliotecas, centros culturales, hospitales, librerías, y, sobre todo, un sinnúmero de personas que ya han estado en África y que desean profundizar sus conocimientos, o que ya han vivido y/o trabajado en algún país africano. Últimamente, alrededor de 50 jóvenes postularon a una vacante en el arzobispado de Münster para participar en el movimiento de servicio voluntario «Westwärts», del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo. Las experiencias y los informes de los voluntarios que regresan de su misión en África, y que se podrían publicar en la prensa local y dar a conocer en el contexto de los eventos antes descritos, constituyen igualmente un gran potencial informativo.

Taller de tambores con Nkwabi y Pit . Curso para padres y niñosTaller: Danzas tradicionales de Tanzania

 

 

 

Taller de tambores con Nkwabi y Pit . Curso para padres y niños
Fuente: Peter Hark
e

Taller: Danzas tradicionales de Tanzania

Fuente: Rudolf Blauth

Conclusión

Las universidades populares pueden contribuir a dar a conocer la región africana como un continente que vive un desarrollo dinámico, vital y creativo, corrigiendo la impresión usual de que se trata de un «continente castigado por enfermedades, hambrunas, guerras civiles y refugiados». La danza sugestiva, la música seductora, el arte fascinante, las películas impresionantes y la literatura inspiradora pueden abrir el camino para un debate más diferenciado y multidimensional sobre la pobreza, la opresión y las complejas implicaciones de la globalización, pero también sobre nuevos modelos democráticos y el acelerado crecimiento económico que viven algunos países (los que más que «tigres» son «leones» africanos), y del cual aún no se ha tomado nota en Europa.

En estas jornadas de la Universidad Popular de Ahlen nos preguntamos «¿cuán lejos está África?». Pero de igual manera podríamos preguntarnos «¿cuán lejos estamos nosotros de percibir a África no sólo como un continente receptor de ayuda sino como una región heterogénea, inspiradora y en rápida evolución?»