La historia de Rahmatullah, Kabul, Afghanistán

¿A qué edad aprendió a leer y escribir?

Me esforcé por aprender a leer y escribir en la escuela primaria, pero fue en vano. Como me costaba tanto leer y escribir, me fue mal en los estudios, lo que puso en riesgo toda mi vida. Tras una larga batalla, finalmente aprendí y ahora tengo una carrera exitosa. Trabajo como empleado en un supermercado y puedo cubrir las necesidades de mi familia.

¿Por qué no aprendió cuando niño?

Durante la mayor parte de mis primeros años de vida tuve la sensación de estar librando una batalla. La situación en mi hogar era muy inestable debido a una ruptura familiar y a frecuentes discusiones. Las cosas no iban mejor en la escuela, donde la mayor parte de los días me la pasaba aletargado y era incapaz de concentrarme en las lecciones. Lo que decía el maestro no tenía interés para mí y de una u otra manera me perdía todas las explicaciones. Mientras los demás niños aprendían a leer y escribir, yo evadí los estudios durante muchos años. Mis padres no prestaron ninguna atención a mi comportamiento.

¿Qué fue lo que más le costó al aprender en la edad adulta?

Durante las clases de alfabetización no tropecé con ninguna dificultad. Solo al comienzo tuve algunos problemas con la pronunciación de algunas palabras y letras más complicadas. Como el maestro a cargo del curso era muy competente, pude resolver todos mis problemas.

 

¿Cuál fue su motivación para aprender?

A medida que fui creciendo, tuve que afrontar diversos problemas y no podía conseguir empleo, por lo que decidí acudir a un centro de alfabetización. Me inscribí en una clase a la que asistían alrededor de 20 adultos en mi misma situación. Al principio, los organizadores no parecían esperar mucho de nosotros. Yo pensé que no ya no iba a ser capaz de aprender porque consideraba que a mi edad había llegado al límite. Mi analfabetismo había echado por tierra mis esperanzas y mis sueños de salir adelante en la vida.
El momento decisivo llegó cuando mi maestro me alentó a participar en el curso. Saber que él creía en mí me impactó enormemente. Participé muy activamente en la clase durante nueve meses, y luego incluso llegué a colaborar en otros cursos como ayudante. Pese a las dificultades que afronté, descubrí que era inteligente.

 

¿Qué han significado los estudios para usted? ¿De qué manera han cambiado su vida?

Cuando finalicé los cursos en el centro de alfabetización decidí pasar a la acción y estudié con dedicación para mejorar mis habilidades de lectura y escritura. Me impuse desafíos en diversas áreas: lectura de libros, diarios y revistas. No tenía ninguna noción acerca de cómo adquirir nuevas aptitudes y percibir resultados positivos en todas las situaciones. Al principio no fue fácil, pero con el tiempo me fui transformando en una persona más resistente, más creativa y más productiva. Dejé de sentir temor frente a nuevas experiencias. Actualmente trabajo como dependiente en un importante supermercado y soy capaz de escribir letreros, redactar la lista de mercaderías y anotar los precios. Me pagan un buen sueldo que me permite mantener a mi familia, y siento el deseo de persuadir a otras personas para que se decidan a aprender y a cambiar su vida.

¿Qué mensaje querría enviarles a otros adultos que no saben leer ni escribir?

Mis años de lucha me hicieron ver lo difícil que es la vida. Al superar las dificultades y actuar con paciencia y perseverancia, he obtenido logros. Si te esfuerzas al máximo por aprender a leer y escribir, la recompensa no tardará en llegar. Como dijo nuestro Profeta (que la paz sea con él): “Busca el conocimiento desde la cuna hasta la tumba”.

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.