La historia de Roshan, Kabul, Afghanistan

¿A qué edad aprendió a leer y escribir?

Me llamo Roshan. Comencé a aprender a leer y escribir a los 60 años. Cuando se abrió un centro de alfabetización cerca de nuestra casa, me enteré de que otras mujeres de nuestra región asistían a clases allí y les parecía que las lecciones eran muy educativas y útiles. Mi entusiasmo y mi interés me dieron ánimo para pedirle permiso a mi familia, después de lo cual fui admitida en el curso. Estoy muy contenta de haber aprendido a leer y escribir en nueve meses.

¿Por qué no aprendió cuando niña?

No aprendí cuando niña porque mis padres eran analfabetos y sus prejuicios bloquearon mi acceso a la enseñanza. Sin embargo, ahora que tengo la oportunidad quisiera estudiar y poder instruirme hasta el último día de mi vida.

¿Qué es lo que más le ha costado al aprender en la edad adulta?

Tuve que afrontar muchas dificultades en mi empeño por estudiar y aprender, debido a mi edad tan avanzada. No era capaz de juntar las letras con facilidad. Afortunadamente, he logrado superar todos los obstáculos y ahora puedo combinar las letras, leer las palabras e incluso escribir oraciones y párrafos.

¿Cuál fue su motivación para aprender?

Deseaba aprender a leer y escribir para ser capaz de resolver los problemas por mi cuenta. Tras una larga y dura batalla, logré hace realidad mis esperanzas y aspiraciones. Espero poder ayudarme a mí misma, a los niños y niñas y a los analfabetos de la comunidad para que puedan tener un futuro mejor.

¿Qué han significado los estudios para usted? ¿Cómo han cambiado su vida?

Mi vida ha cambiado mucho gracias al estudio y el aprendizaje. Yo era una mujer analfabeta que ni siquiera sabía escribir su propio nombre. Pero ahora puedo ser una buena profesora para mis hijos y otros analfabetos. También estoy en condiciones de ser admitida al noveno grado en la escuela. Soy capaz de encontrar direcciones sin dificultad y ya no necesito pedirle instrucciones a otra persona. También soy capaz de leer los tablones de anuncio y los letreros.

¿Qué quisiera decirles a otros adultos que no saben leer ni escribir?

Como afgana y como mujer de edad avanzada que se había visto privada de la posibilidad de leer y escribir, mi mensaje para todos los analfabetos es que el aprendizaje no finaliza al llegar a la ancianidad. Como dijo nuestro gran Profeta: “Busca el conocimiento desde la cuna hasta la tumba”. Hago un llamamiento a todas las mujeres que, por una u otra razón, son analfabetas, para que continúen con su aprendizaje y estén al servicio de su familia y de la comunidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.