De qué manera el cultivo de frijoles cambió radicalmente la existencia de los habitantes de Mfou, en Camerún

De izquierda a derecha:

Martial Patrice Amougou
Universidad de Yaundé I, Camerún

Bienvenu Habit 
Universidad de Yaundé I, Camerún

 

 

Resumen – Si analizamos las iniciativas de desarrollo rural, queda claro que en la mayoría de las localidades de Camerún, especialmente en las de la Región Central, las condiciones de vida no están mejorando. Durante muchos años el desarrollo se ha concentrado en productos rentables destinados a la exportación, pero al mismo tiempo se ha descuidado el cultivo de otros productos agrícolas que permitirían mejorar sustancialmente la calidad de vida a nivel local. Inspirándose en las prácticas del cultivo de frijoles en la zona occidental de Camerún, y teniendo en cuenta los considerables ingresos obtenidos por los agricultores, la organización no gubernamental (ONG) CHASSAAD-M se propuso incorporar este tipo de cultivo en las prácticas agrícolas de los habitantes de la Región Central, especialmente en el departamento de Méfou-Afamba, en Mfou. 



En el mundo de hoy, la pobreza es un fenómeno más habitual en las zonas rurales. Dos tercios de los habitantes del planeta que sufren desnutrición viven de la agricultura. Tres cuartas partes de quienes deben subsistir con menos de un dólar diario viven en áreas rurales.

En las zonas rurales se observan deficiencias en materia de salud, educación, comunicación y medio ambiente. La educación es una herramienta esencial para reducir la pobreza y la desigualdad, como también para fomentar el espíritu cívico y la buena gobernanza. El entorno social también es fuente de problemas como el alcoholismo y la falta de acceso al agua potable. Estas son algunas de las dificultades que afronta diariamente la población rural. En Méfou, pueblo situado en esta zona, la situación no es distinta.

Cuando las ONG llegaron a los pueblos

Las transformaciones políticas que tuvieron lugar en Camerún a comienzos de la década de 1990 favorecieron la proliferación de ONG. Según se calcula, estas entidades han aumentado de 10 en 1990 a unas 600 en la actualidad. Si se analiza la lista de ONG es posible identificar algunas áreas de intervención: promoción de la mujer, desarrollo comunitario, divulgación de técnicas de protección del medio ambiente, estructuración del mundo rural, por mencionar solo algunas de ellas. Son tres los factores que han propiciado esta multiplicación de ONG: la liberalización del panorama político con la adopción de la libertad de asociación; la voluntad de los donantes de hacer llegar los beneficios directamente a las
bases; y por último, la reducción de la pobreza. 

Para explicar el auge de las ONG en las zonas rurales debemos situarnos en el contexto de las relaciones entre el Estado y la gente en lo que respecta al desarrollo. En el pasado reciente se hablaba del estado de bienestar, donde se consideraba que el desarrollo era una responsabilidad privativa del Estado. Dicho desarrollo no era sostenible porque era solicitado y ofrecido por actores que no comprendían cabalmente las necesidades de la gente. Por ejemplo, no implicaba necesariamente la participación de los habitantes en su propio proceso de desarrollo.

Asimismo, los donantes deseaban generar otros mecanismos para prestar asistencia a las comunidades rurales, ya que hasta entonces la ayuda se canalizaba a través de vías estatales. Los resultados de este método de carácter público no fueron convincentes, pues gran parte de la ayuda era desviada o utilizada sin prestarse ninguna atención a los resultados. Debido a su especialización, las ONG se presentaron como un intermediario eficaz para ayudar a la gente.

Pese a existir algunas manzanas podridas (no conclusión de proyectos, conflictos derivados de la asignación de fondos, estructuras ficticias), son varias las ONG que han seguido cumpliendo fielmente la misión de fomentar el desarrollo junto con el Estado. Muchas de ellas se han concentrado en proyectos agrícolas en zonas rurales, con el objetivo de mejorar las capacidades de subsistencia de sus habitantes.

Evaluación de los obstáculos

El 31 de agosto de 1991 se organizó un seminario en Méfou destinado a identificar los obstáculos socioculturales y económicos que entorpecen el desarrollo en esta zona rural. La masiva participación de los agricultores fue una clara señal de la disposición de los habitantes a responsabilizarse de su propio destino. Dicho seminario fue una iniciativa de la señora Elisabeth Atangana, fundadora de la Alianza de Grupos Comunitarios de Esse (Union des Groupes Communitaires d’ Esse – UGCE), y permitió identificar los siguientes problemas:

  • Necesidades de cobertura sanitaria.
  • Aislamiento de la gente.
  • Falta de educación y capacitación práctica en materia de agricultura.
  • Precariedad del hábitat. 
  • Alcoholismo.

Para afrontar estas dificultades se adoptó una solución provisional que consistió en crear una plataforma de reflexión. Tras un año de deliberación se estableció una estructura proporcional a la magnitud de los problemas identificados, la cual recibió el nombre de Cadena de Solidaridad y Apoyo para las Medidas de Desarrollo Sostenible en Méfou (Chaîne de Solidarité et d’ Appui aux Actions de Développement Durable de la Méfou – CHASAADD-M).

Tras la fallida aplicación de un primer programa experimental en Mbalmayo en 1987, en el que se exploró la posibilidad de cultivar el frijol en la Región Central, se organizó una nueva campaña de distribución, pero ahora sumergiendo los frijoles en ácido acético para evitar que los agricultores los plantaran directamente. Esta vez la cosecha obtenida fue muy satisfactoria, lo que convenció a los agricultores para dedicarse a
este cultivo. La pregunta que surgió entonces fue cómo aprovechar estos buenos resultados.

Un enfoque dividido en tres etapas

Se establecieron tres vías principales. La primera se concentró en la capacitación, la segunda en la comercialización y la tercera en premios a la excelencia concedidos a los mejores agricultores.

Según la investigación, el sector productivo es el principal motor de crecimiento y una importante fuente laboral en la lucha contra la pobreza. Para los países en desarrollo, la inversión en capacitación de agricultores reporta cuantiosos beneficios económicos y sociales, ya que permite mejorar las aptitudes de los agricultores para aumentar la productividad. Los programas de formación resultan eficaces cuando son componentes integrales de una iniciativa global destinada a mejorar las condiciones de los agricultores.

CHASAADD-M desarrolló dos modalidades de capacitación: centralizada y descentralizada. En el contexto de la capacitación centralizada, se formó a 30 facilitadores autóctonos para que después volvieran a incorporarse en la comunidad. El contenido se concentró en temas relacionados con los cultivos a los que se dedican los agricultores.

Por otra parte, la capacitación descentralizada consistió en ofrecerles a los agricultores una demostración de técnicas prácticas de cultivo. Se trataba de darles a conocer nuevas técnicas para la producción de frijoles.

CHASAADD-M también comenzó a capacitar a agricultores en técnicas básicas de venta, al igual que en la práctica de ventas colectivas. En general, la misión de la ONG consistía en impartirles a los agricultores conocimientos que los capacitaran para negociar la formación de asociaciones destinadas a garantizar el flujo de productos. Además, gracias a la ayuda de la Asociación Nacional de Organizaciones Agrícolas de Camerún (Concertation Nationale des Organizations Paysannes du Cameroun, CNOP-CAM), CHASAADD-M contribuyó a crear una estructura para comercializar el frijol en la Región Central. Esta plataforma fue responsable de garantizar el control de los canales de drenaje de los frijoles para así aumentar el nivel de ingresos de los agricultores.

Durante este periodo la producción de frijoles en la zona de Méfou siguió aumentando, lo cual redundó en gran beneficio de los productores, pues sus ingresos han aumentado notoriamente.

Como una manera de concluir su labor, CHASAADD-M premió a los agricultores que se habían distinguido por su dedicación a la actividad productora de frijoles, facilitándoles herramientas de trabajo además de un considerable apoyo financiero.

Resultados

CHASSAADD-M contribuyó a promover el cultivo de frijoles entre los agricultores de Méfou. Sin embargo, también hay que reconocer que quienes trabajan la tierra solo adoptan un nuevo tipo de cultivo cuando pueden apreciar los beneficios directos que este reporta.

Una vez introducido el proceso innovador, es preciso ofrecer un programa de capacitación que incluya no solo la difusión de tecnologías agrícolas, sino además técnicas de venta que faciliten el flujo de productos desde estas comunidades agrícolas.

 


Referencias

Abega, S.C. (1999): Société civile et réduction de la pauvreté. Yaoundé: Edition CLE.

Agence Française de Développement (2006): Rapport annuel.

Bisso, A.C. (1999): Contribution de la cité Don Bosco de Mimboman à l’encadrement des jeunes à Yaoundé. Monographie STA, INJS, Yaoundé.

CHASA ADD-M (1997): Rapport annuel d’activités.

Ekani, J. (1999): Du gouvernement des ONG au Cameroun. Yaoundé: Edition CLE.

Ministère de l’Economie du Plan et de l’Aménagement du Territoire (2009): Document de Stratégie pour la Croissance et l’Emploi. Yaoundé.

Mveng, E. (1995): Paupérisation et développement. Yaoundé: Terroir1.

Noah, F. (1995): Un autre destin pour l’Afrique. Yaoundé: Créons.

 


 

Sobre los autores

Martial Patrice Amougou es lingüista, posee un grado de máster en ingeniería y desarrollo de sistemas de empleo, otorgado por la Universidad de Toulouse. Tras sus estudios en el INJS, en Yaundé, que le permitieron llegar a ocupar el cargo de Asesor Superior para la Juventud y Actividades Recreativas, asumió el puesto de Director de Estudios y profesor en la misma institución. Miembro de la Red Internacional de Ingeniería de la Formación Aplicada al Desarrollo Local, actualmente está optando al grado de doctor en la Universidad de Yaundé.

Contacto
Institut National de la Jeunesse et des Sports

BP: 1016

Yaoundé, Camerún
amougoupat@yahoo.fr

Historian by training, Bienvenu Habit enrolled in the National Institute of Youth and Spor t of Cameroon in 1999, where he emerged three years later as a Senior Advisor for Youth and Sporting Activities. He studied management and planning of projects, offered courses in popular education and for more than ten years led research work on spor ting activities in the Science and Technology depar tment. He is currently a PhD student at the University of Yaoundé.

Contacto
Institut National de la Jeunesse et des Sports

BP: 1016

Yaoundé, Camerún 
habidine@yahoo.fr

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Más artículos

Lea la edición completa

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.