Erradicar las prácticas patriarcales

Rana Khoury, Palestina

 

 

 

 

 

 


Rana Khoury es vicepresidenta de desarrollo y extensión del College Universitario de Artes y Cultura de Dar al-Kalima en Belén, Palestina. Su área de interés es el papel que puede cumplir la educación de adultos en el mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres ­palestinas.

Educación de Adultos y Desarrollo: ¿Cuáles son, según su percepción, los problemas que afrontan actualmente las mujeres palestinas?

Rana Khoury: Hoy en día las mujeres palestinas enfrentan muchas dificultades. Al igual que sus compatriotas varones, ellas continúan viviendo bajo una de las ocupaciones militares más prolongadas de la historia moderna, impuesta por el estado israelí. Esa realidad implica la negación de de sus derechos fundamentales, al igual que drásticas restricciones a su desplazamiento y escaso o nulo acceso a los espacios públicos, al mercado laboral y a recursos viables que permitan impulsar su crecimiento, tanto a nivel individual como colectivo. Por añadidura, el hecho de vivir bajo la ocupación también exacerba las prácticas, normas y actitudes patriarcales que consolidan las posturas reaccionarias y tradicionalistas respecto de la mujer palestina y su papel en la sociedad.

Otro problema que también afecta a estas mujeres es una alta tasa de desempleo, que durante el primer trimestre de 2018 llegó al 48,9 %. El alto nivel de desempleo entre las mujeres trae aparejada la marginación social y una vida en condiciones de pobreza. Existe abundante evidencia que revela que entre las familias más pobres se incluyen aquellas encabezadas por mujeres. En cuanto a su participación y representación política, la cantidad de líderes femeninas en diferentes instancias, particularmente en procesos y cargos vinculados a la toma de decisiones, sigue siendo muy baja.

¿Cómo puede ayudar la educación de adultos a empoderar a estas mujeres?

Si se promueven iniciativas de educación de adultos orientadas a las mujeres palestinas, finalmente se logrará promover sus derechos. El aprendizaje de adultos y el aprendizaje a lo largo de toda la vida constituyen modalidades de educación. La educación es un derecho, y la educación de adultos que procura mejorar las oportunidades socioeconómicas y políticas de las mujeres es un derecho que ellas deben adquirir en la sociedad. Por tanto, el objetivo de la educación de adultos es empoderar a estas mujeres para que defiendan creativamente sus causas y derechos. Hay que partir dejando en claro que su educación y su capacitación constituyen un derecho y no un acto de caridad.

Como primer paso, considero necesario adoptar medidas inmediatas a fin de generar oportunidades económicas para las mujeres y respaldar la promoción del empleo mediante programas de educación de adultos que sean integrales, sensibles a las cuestiones de género, innovadores y de calidad, y que permitan perfeccionar las competencias de las mujeres en todos los niveles: conductual, funcional (técnico) y profesional. Una educación de adultos adecuadamente planificada, proyectada a largo plazo y orientada a los objetivos permite capacitar a las mujeres para afrontar la realidad actual, pero también les proporciona competencias y aptitudes que les serán de enorme utilidad en el futuro. Al desarrollarse el capital humano de las mujeres no solo aumentarán sus oportunidades para generar ingresos y conseguir empleos —y por tanto, se ayudará a erradicar la pobreza—, sino que además se fomentará la sostenibilidad económica de todo el pueblo palestino, un fenómeno similar al observado en otros países que han vivido experiencias parecidas y ahora figuran entre las principales economías del mundo.

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Encuesta a lectores

Ayúdenos a mejorar la revista y respondan aqui nuestro breve cuestionario. Sólo les tomará unos minutos.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.